SABOTAJE EMPRESARIAL.

 

 

Efectuado por aquella persona que con el fin de suspender o paralizar el trabajo, destruya, inutilice, haga desaparecer o de cualquier otro modo dañe o deteriore herramientas, instalaciones, equipos, materias primas y/o información. No obstante, cuando el sabotaje laboral consiste en producir con lentitud, no se considera acto delictivo, sino un medio de lucha equiparable a la huelga o al trabajo a desgano, por ende no conlleva su perjuicio a sanciones disciplinarias ni a despidos por causas justificadas.